(Español) Elena Poniatowska. La Piel del Cielo

Staff Livros Leave a Comment

Elena Poniatowska. La Piel del Cielo. Debolsillo. México. 2015. 452 pgs.

La-piel-del-cieloMe llegó la noticia de que Poniatowska había conquistado el Premio Cervantes en 2013. Aunque nacida en Paris, y con orígenes aristocráticos polacos, de hecho es Mexicana. Como tengo buenos amigos en México, les pregunte…..pero las respuestas fueron un poco difusas, no muy claras. A pesar del Cervantes y de nuestro gusto común con los amigos mexicanos por las letras hispánicas  (son todos colegas de amplia cultura)  no percibí gran entusiasmo…..

Cuando pasé por México el año pasado, aprovechando una conexión en Guadalajara, entré en la librería del aeropuerto y compré un par de obras de la autora. Había muchas más, quizá por la palanca del Cervantes,  o porque fuera antes escritora de venta fácil.

Decidí leer este primero….pero no lo conseguí. Es verdad que las primeras 100 páginas se siguen con interés, nos sitúan en el contexto de Lorenzo de Tena, el protagonista, que tiene algo de real y, supongo, mucho de imaginario. La familia, los hermanos, la madre una mujer que lucha sola, el padre ausente, sin personalidad. “No era jefe de familia ni en la huerta ni en casa de su hermana (,..) No haría daño a nadie, se retiraría antes. No estaba en medio de la vida, no le entraba a la lucha, nada compartía con el gallo del corral….Florencia (la madre), en cambio, era gallo de pelea. Y Lorenzo lo sería, claro que lo sería”.

Poniatowska escribe con facilidad, retrata situaciones y personajes, pero se le escapa –con demasiada frecuencia para mi paladar- descripciones de mal gusto. Como si nos tuviera que recordar, explícitamente, la condición humana cuando se zambulle en la miseria de sus pasiones. Quizá por esto, recordé a García Márquez, un mago del lenguaje, que acicala la mugre del ser humano, y hasta te resulta digerible …Pero Poniatowska no es García Márquez, aunque encuentre puntos comunes –la crítica a una postura moral objetiva- para justificar los desmadres narrativos. “No te tomes tan en serio, redentor, no vale la pena. Mírame a mí, hermanito. No caigas en esa maligna superchería llamada conciencia”. Palabras de Leticia, una de las hermanas de Lorenzo, mujer de vida fácil.

Después de insistir cansadamente en la lectura opté por ojear las últimas 200 páginas en diagonal. Lorenzo se interesa por la ciencia astronómica, tema que no me seduce lo más mínimo. Y entre estrellas, galaxias, y observatorios, desciende con alguna regularidad al reino de los mortales, donde se palpa su mezquina indigencia. Como si la dimensión espiritual del hombre fuera sólo para la ciencia y el universo cósmico, y lo que sobra a ras de tierra fuera sólo su condición animal. No me ha convencido Poniatowska. Quizá por eso, las respuestas de mis amigos mexicanos fueran difuminadas, como esas galaxias que seducen a Lorenzo. Tendré que esperar antes de aventurarme con el otro libro que compré y que, por ahora, descansa en mi estantería. Sin guiñarme el ojo, como en un agujero negro…del universo bibliófilo.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *