(Español) Gregorio Marañón: “El Greco y Toledo”

Staff Livros Leave a Comment

Gregorio Marañón: «El Greco y Toledo». En Obras. Completas. Volumen VII, pgs. 413-538. Espasa Calpe. Madrid. 1971.

Nos brinda Marañón en este ensayo, un estudio histórico profundo, de dos de sus grandes amores: Toledo y el Greco. Porque Marañón es así de transparente cuando escribe y cuando algo le apasiona lo deja entrever sin miramientos. Me recordó una de sus consideraciones -que suelo utilizar con frecuencia- cuando afirma que el hombre honrado es esencialmente entusiasta, porque le pasa como a las mujeres, que sólo muestran lo que saben ser estéticamente conveniente.

    Marañón tenía un cariño especialísimo a Toledo, y en su Cigarral de Menores escribió muchos de sus libros. Y desde esa perspectiva, analiza la figura y obra del Greco, llegando a afirmar que el Greco, sin Toledo, no sería lo que es. Doménico Theotocopuli, llega de Italia como asustado con la exuberante pintura de los maestros del renacimiento a quien interiormente critica. Y en Toledo encuentra ambiente fértil para que su pintura mística, vertical, estilizada, fructifique. Un Toledo que no es ajeno a los fenómenos místicos de la España del siglo de Oro, donde la espiritualidad cristiana tradicional y reglada, convive con las culturas árabes y judías. Y esta convivencia es, según D. Gregorio, elemento que favorece los vuelos místicos, pues las creencias occidentales se airean con vientos orientales, sutiles y etéreos. El resultado es, como sabido, de amplio espectro, extendiéndose desde las epidemias de alumbrados, hasta la mística verdadera de Teresa de Ávila, o Juan de la Cruz, pasando, sin duda, por la pintura ascensional de El Greco.

    El ensayo es una disertación a fondo de la obra de El Greco y de su personalidad peculiar que cautiva a Marañón. Ya sabemos lo mucho que estas personalidades extraordinarias –es decir, poco corrientes, no necesariamente excepcionales- atraían al médico humanista. Y para entender el Greco, Marañón analiza el ambiente de la España del siglo XVI, la cultura reinante, el Toledo de la época, los personajes contemporáneos a Theotocopuli. Y nos cuenta la historia del pintor, utilizando sus cuadros como marco de los trazos de su personalidad. Las mujeres –pocas, siempre la misma, posiblemente la mujer-amante, madre de su único hijo; los cuerpos estilizados, las manos –lo más expresivo del Greco, que decían todo lo que sus rostros callaban-, el sufrimiento sin sangre, los planos humanos y celestiales. Y en ellos, retratados, amigos, y personajes contemporáneos que, como Dante, sitúa en la tierra o en el Cielo, de acuerdo con su personal apreciación.

    «El Greco y Toledo» ofrece la siempre confortante lectura de una prosa elegante, clara, donde uno aprende y piensa –es obligado a pensar, afortunadamente- pudiendo o no estar de acuerdo con las opiniones pictóricas y artísticas de Marañón. Lo que es seguro es que, después de leerlo, las visitas a Toledo y los encuentros con las pinturas de El Greco no serán los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.